Blogia
Buenosdiasamerica

“HAY QUE IR ORGANIZANDO UN GRAN MOVIMIENTO CONTINENTAL”.

“HAY QUE IR ORGANIZANDO UN GRAN MOVIMIENTO CONTINENTAL”. PARAGUAY:

“HAY QUE IR ORGANIZANDO UN GRAN MOVIMIENTO CONTINENTAL”.

Discurso de Hugo Chávez, Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, a los jóvenes y estudiantes en el Salón Auditorio de la Facultad de Filosofía de la Universidad Nacional de Asunción, República del Paraguay, 20 de junio de 2005.

El público le canta: ¡ Te vinimos a ver, te vinimos a ver, con tu ejemplo de lucha todos unidos vamos a vencer! Y se repite -

“Oye, bonita canción esa. Esa es la música de una vieja canción ‘ ¡en la fiesta de Blas, en la fiesta de Blas todo el mundo salía con unas cuantas copas de más' – aplausos - Eso era de tiempos en que yo parrandeaba por ahí, y la embajadora -dirigiéndose a ella- María tu también ¿no? ¿Cuántas fiestas de Blas fuiste tú, María? Y nuestros ministros.

Bueno, muchachas, bueno, muchachos qué feliz me siento aquí de verdad, lleno de... bañado de amor, bañado de amor, gracias, hacen falta esos baños de amor para seguir la batalla, y decía Martí ‘Amor con amor se paga' -se oye una voz: ¡te amamos Chávez!, y él, como contestando- nos amamos, nos amamos todos infinitamente, agradezco, voy a saludar a todos los que están ahí afuera – aplausos desde afuera - que no pudieron entrar mira, vamos a darles un aplauso porque no pudieron entrar – aplausos del auditorio - vaya muchachos, y ahí afuera la temperatura debe estar a unos cuantos grados será unos 14, 15 por ahí, -alguien grita: ¡que hable afuera! -él repite: ¿ah que hable afuera? Me han impuesto aquí que hable aquí, ¿cómo hago? Yo so y disciplinado, disciplínense ustedes y oigan – ríe con ganas- que hable afuera… Mira, vamos a ponernos de acuerdo, ¿tú me oyes ahí? OK, deja quieto el que está quieto – risas - ¡Saludos muchachos!

Bueno miren, muchas gracias a la Dra. Rita Wattiez, decana de la Facultad de Filosofía, gracias por sus palabras, por su afecto, por su cariño, y a todos, a la estudiante, María Paz Valenzuela, presidenta del centro de estudiantes – aplausos -, Pablo Chávez – aplausos -, compatriota, líder del Movimiento por la Revolución Estudiantil y del Congreso Bolivariano de los Pueblos – aplausos -, Karina Rodríguez de la Casa de la Juventud – aplausos -, - dirigiéndose a Pablo Chávez- ¿Tú también, no?,¿tú eres de la Casa de la Juventud?, estudiante… Movimiento por la Revolución Estudiantil , Rodrigo –pronunciando mal el apellido y suscitando risas – ¡Buguerrini! – Pablo acota, Buye nomás; ríe el comandante - ¿Dónde está Rodrigo? ¡Ah, eres t ú! - la gente ríe -, del Movimiento por la Revolución Estudiantil de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Asunción, - pregunta a la gente - ¿Ésta es la Facultad de Filosofía, no? ¿y qué otras carreras dan aquí? Psicología, psicología, vi unos muchachos que estudian psicología, comunicación social también, ¿trabajo social, no? –la gente grita los nombres de algunas carreras- aja, ciencias de la educación me dijeron allá los muchachos, bueno un saludo a todos los estudiantes a todas las estudiantes de la Universidad Nacional de Asunción, un saludo afectuoso, bolivariano, -aplausos-, paraguayo, venezolano, latinoamericano. Me dicen que hay aquí también representantes de los gremios de trabajadores ¿si?, trabajadores -aplausos- organizaciones sociales campesinas, ¿radios comunitarias hay aquí? -apl! ausos- radios comunitarias, profesores de las diferentes especialidades… Quiero agradecer al profesor Miguel Ángel Fernández sus palabras y su saludo y su familia está allí con él acompañándole, esa linda niña –dirigiéndose a la nieta del Prof. Fernández- ¿qué estudias tú? -respondiendo él mismo- ¿Filosofía? Está en primaria, -contesta el Prof. Fernández, como bromeando- está aquí, en la universidad, estudiante universitaria, Colegio Experimental Paraguay Brasil (el colegio funciona en el mismo predio de la universidad) Ah, pero imagínate, claro, que Dios la bendiga pues, que Dios la bendiga. Bueno, también estudiantes de las facultades, representantes de los medios alternativos de la Facultad de Filosofía, de la Universidad.

Queridos amigos, yo vengo de hablar en el Congreso como tres horas y media, quedé como engatillado para terminar aquí, me aguanté un poco, porque tenía este compromiso que era como a las..., primero lo habían eliminado, arbitrariamente lo habían eliminado -aplausos-, entonces ayer yo pregunté: ¿Qué había pasado con el evento con los estudiantes y el Congreso Bolivariano de los Pueblos? No, que lo eliminaron no sé porqué, lo eliminaron arbitrariamente, entonces vine yo contra-arbitrariamente, dije: ¡va, el evento va! -aplausos- Y aquí está, estoy más allá, con los muchachos, –la gente canta: ¡no querían que vengamos, a tu ejemplo a saludar, somos revolucionaros, nadie nos podrá parar- Así es fácil hablar, porque ustedes hab lan por uno – risas - con los cantos, la alegría. Miren, Simón Bolívar, hoy hemos estado hablando de él, siempre estamos hablando de él como de Don Augusto Roa Bastos, recordándole esa antorcha paraguaya y latinoamericana y mundial.

Estaba comparando aquel mensaje que dejó Don Augusto para la juventud, él lanzó varios mensajes, una carta al pueblo paraguayo por allá en el año ochenta y tanto, una voz del Paraguay, una voz de la América, de nuestra América, y Don Augusto en ese canto, en ese mensaje a la juventud los invitaba a continuar la lucha, es un llamado a la lucha, una de sus primeras obras, de sus primeros escritos, lleva un título que es un llamado, que es un impulso y que además casualidad, estábamos hablando del A.L.B.A, aquellas de las primeras obras de Don Augusto, la lucha Hacia el alba, Hasta el alba, llamado al amanecer, o como cantaba Alí Primera , ‘Iremos juntando flores, iremos empujando soles hasta llegar'. Estaba comparando eso con Bolívar, Bolívar pasó casi toda su vida en un caballo y lo que dejó escrito fue en miles de cartas y proclamas y discursos, en una mano la espada y en otra la pluma; guerrero y constructor de repúblicas, alfarero de repúblicas. Bolívar también habló de la juventud, él siempre fue un joven, se quedó joven para siempre, murió aún cuando físicamente parecía un anciano tenía apenas 47 años, como Sucre se quedó joven para siempre, lo asesinaron cuando tenía 35 años apenas, pero Bolívar en alguna ocasión le escribía a su sobrino, un sobrino suyo que había quedado huérfano, y le daba consejos para los estudios, y en una de esas cartas escribió: ‘Juventud que no lucha, retrograda y se degenera', la juventud está hecha para luchar, para batallar, si no lo hace no es juventud –se oye un grito de ¡cierto! y aplausos- si no lo hicieran no! es juventud. Estaba revisando unas notas sobre ese tema...para venir a hablar con ustedes los jóvenes estudiantes de la universidad de Asunción. Y hablando de intelectuales como Roa Bastos estaba recordando con estas notas que en 1960 Jean Paul Sartre visitó La Habana y estaba comenzando la Revolución, conoció a Fidel; por supuesto conoció al Che, habló mucho con el Che.

El Che también se quedó joven para siempre en la quebrada del Y uro , y anda entre las juventudes –aplausos- hay una foto donde el Che aparece encendiéndole habano al filósofo, hablando de filosofía, a Sartre y luego Sartre más tarde escribe sobre sus vivencias en La Habana de aquellos años ‘60 y escribe esta frase... la traje para nosotros, pero sobre todo para ustedes muchachos y muchachas: ‘Puesto que era necesario una revolución, las circunstancias designaron a la juventud para hacerla, sólo la juventud experimentaba suficiente cólera y angustia para emprenderla y tenía suficiente pureza para llevarla cabo, la Revolución Cubana” –aplausos-.

Era Fidel un muchacho y, Fidel se quedó un muchacho para siempre también –aplausos- y sobre todo ahora después que planificó; porque yo estoy ya convencido que Fidel planificó la caída que se dio –risas- sí, él dice que no, que yo estoy difamándolo, pero seguro que la planificó, yo me puse a analizar el video y se ve clarito, él termina de hablar y da un movimiento en el pie preparándose para la caída, da unos pasos –risas- y ahí el escalón, peló un escalón, lo hizo adrede y se fue de boca y cayó allá, y lo hizo; ya yo sé porque lo hizo, porque ahora le operaron la rodilla, el brazo; y entonces él mismo reconoce y yo le digo entonces a confesión de...como es... de parte relevo de prueba, el dice: me hacía falta la ca&i acute;da porque quedé como nuevo, ven el subconsciente traiciona – aplausos- Él seguro que planificó la caída.

Lo último que estábamos disfrutando un mundo en La Habana hace unos meses, uno o dos meses, fuimos al evento, a uno de tantos eventos de interés; entonces llegó un cable en pleno acto y se lo pasan a Fidel y entonces comienza a leerlo, uno de los halcones de allá de Washington como siempre, lanzando acusaciones contra nosotros, pero entonces dice este imperialista que la unión entre Fidel y Chávez es una unión muy perversa, muy dañina y le asigna a cada uno una tarea, yo al final dije: qué vergüenza, me tocó a mí la tarea de ser un acaudalado financista de movimiento, porque dice la nota que Fidel lee: ‘el genio malévolo de Fidel se unió al acaudalado Chávez que tiene millones de dólares para financiar movimientos subversivos en América Latina', entonces est ábamos disfrutando un mundo leyendo la nota aquella, ‘el malévolo genio, el genio malévolo y el acaudalado', me tocó a mi ser el acaudalado que saca, mira la plata. Bueno muchachos, la juventud como dijo Sartre, como dijo el Che: El presente es de lucha, el futuro nos pertenece , era una frase que oíamos nosotros cuando muy jóvenes por los sesenta por los setenta y henos aquí, aquí ahora delante de ustedes ya con medio siglo a cuestas y ustedes comenzando la vida.

Muy oportuna esta visita a Asunción, a esta cumbre del MERCOSUR en la que hemos participado para este contacto con ustedes, contacto que estimula, que alienta y para hacer algunas reflexiones, para dejar algunas ideas con la humilde intención de que abonen, de que ayuden a la batalla, a la lucha. Porque normalmente en Venezuela cuando hablo con jóvenes como ustedes de la edad de mis hijos, yo tengo una hija de veintiséis; otra de veinticuatro. Una se casó –risas- un varón de veintiuno y otra niña de ocho, bueno, ya tengo dos nietos; una nieta de siete y otro de dos años.

Casi siempre que hablo con los jóvenes más jóvenes, hace poco fui a hablarles a los muchachos de la Academia Militar, muchachos como ustedes de veintiuno, veintidós que se han graduado, salen este año de la Academia Militar y me han designado su padrino, hay otro grupo de comandantes, de mayores que en el curso de Estado Mayor designaron padrino a Fidel Castro y eso tiene a la oposición, a la derecha, al borde de la locura –risas- no entienden cómo es que un grupo de comandantes va a nombrar a Fidel Castro padrino. Así están las cosas en Venezuela, entonces, fui a hablar con los muchachos, casi siempre repito una idea porque la tengo muy aquí, muy presente en la mente, recordando la juventud aquella que vivió en los sesenta, en los setenta, en los ochenta, en los noventa.

Para nosotros la generación nuestra, el canciller Alí Rodríguez, aquí está con nosotros –aplausos- Alí fue, entre otras cosas que ha sido, jefe militar guerrillero, guerrillero, anduvo con un fusil en unas montañas y yo lo perseguía –risas-, cuando lo conseguí nos sentamos a conspirar –risas- .

Jorge Giordani, Ministro de Planificación, Prof. Universitario –aplausos- revolucionario todo; Gustavo Márquez, nuestro ministro de Estado para la Integración ; nuestra embajadora en Montevideo, nuestro embajador Huerta aquí en Asunción –aplausos- , toda nuestra delegación, la diputada Alicia Castro del Congreso de la nación Argentina; el vice-ministro para América Latina, Eustoquio Contreras, la embajadora de Cuba en Asunción –aplausos y dirigiéndose a la embajadora- Mándale una nota a Fidel con todo esto que yo dije ahorita, que se ría esta madrugada, mañana seguro me responde: ‘Chávez es un difamador, me ha estado difamando' – risas-.

Bueno, yo siempre esa idea la tengo aquí, porque para nosotros el año 2000 era para nosotros como una fecha mágica, un número mágico el 2000. Yo desde niño tenía una cosa mágica con el 2000, una especie de temor incluso, porque mi abuelita, que en paz descanse, mi mama vieja que me crió, Rosa Inés. Ella nunca fue a la escuela, pero me enseñó a leer y escribir y me enseñó a sembrar el maíz, a recogerlo y a compartirlo y a cuidar los pajaritos y las flores y a cantar canciones y me llenó de amor desde que era un bebé, entonces ella decía que el 2000 y más que había como una profecía, se iba a acabar el mundo.

Yo cuando ella tenía cierta edad le decía, porque mi mamá quería que yo fuera cura, yo fui monaguillo me confieso, casi cura soy yo. Yo fui monaguillo hasta que me escapé de la Iglesia y entonces, cuando uno ya leía cosas yo le decía: ‘abuela, pero cómo se va a acabar el mundo si lo hizo Dios, no se puede acabar'. Ella me decía: ‘yo no sé hijo, pero 2000 y más'. Yo le tenía cierta reserva al 2000, pero mucho más que eso, era como una fecha mágica. Ya cuando éramos adolescentes, adolescentes en los '60, en los '70, un soñaba con el 2000 y fuimos caminando, ¿no? Caminamos los '60… fue una época, una década maravillosa, uno despertaba a la vida. Fue una época, una década, el Mayo francés… Bueno, también hubo golpes como la P rimavera de Praga, el Che, Fidel, la Cuba revolucionaria que nació como un torrente, los Beatles, ¿ah? ¿Cómo te quedó el ojo? – risas -. Bueno, aquella música y aquél ‘Paz y amor', peace and love, aquello llegó de muchas maneras ¿no? A las juventudes de aquella época, aquellas películas como: Las Fresas de la Amargura . Las luchas estudiantiles y la revolución que prendió como fuego sagrado en las tierras de la América. En todos estos pueblos y en todas estas tierras se comenzó a oír el grito ¡Revolución!

Luego, los '70, los caminamos también. Comenzando los '70 me llegó un fusil a las manos y me hice soldado. Y uno seguía soñando joven, muy joven todavía y terminando los '70 uno comenzó a sentir que algo se estremecía bajo los pies. Y comenzaron a retumbar las crisis en nuestros pueblos, comenzaron a emerger con fuerza la crisis moral, la crisis económica, la crisis social.

En Venezuela, en los '80 marcaron, comenzando la década, el Viernes Negro, 1983, crisis económica, palabra que no se conocía en Venezuela, situación que no se conocía, devaluación, inflación. Eso en Venezuela, durante décadas, había sido materia para los estudiosos de la economía, inflación, devaluación, déficit, desempleo, incremento de la pobreza. Luego, finalizando la década, la explosión social, rebelión popular, el Caracazo, miles de muertos, represión salvaje de una llamada democracia que atropellaba a los pobres y protegía a los poderosos.

Y así nos dimos cuenta que el 2000 se acercaba y perdió el carácter mágico que le habíamos dado cuando éramos niños, cuando muy jóvenes. Y entramos en una tormenta y llegamos a los '90. Rebelión militar en Venezuela, otra vez el fusil y otra vez la consigna y la prisión de los compañeros que se quedaron. Y el dolor de un pueblo masacrado, explotado, dejado. Y otra rebelión armada más y entramos en la fase más agitada de la tormenta, ‘90, ‘92, '94 y así fuimos buscando el camino en medio de la tormenta y llegamos al 2000 en medio de la tormenta.

Entonces yo concluyo, muchachos, con una afirmación, producto de esos 40 años, a nosotros, a mi generación, digo: Nos robaron el futuro, nos lo robaron. Llegamos al futuro ¿dónde está?. Todo es una tormenta, se trata ahora de que nosotros en los que nos queda en vida, los que ya hemos pasado los 50, algunos los 60, debemos hacer todo lo posible con nuestros errores, con nuestras impurezas, nuestras contaminaciones incluso, porque también hay que decir que la generación a la que pertenecemos, esa generación fue bombardeada de falsos valores, fue envenenada, le borraron buena parte de la memoria histórica, pero con todo lo que podamos tener de fortaleza y de conciencia, de coraje y de luces, lo poco que podamos tener de eso, todas las fuerzas morales, físicas, intelectuales que podamos reunir nosotros, los que nacimos por los ‘50 o por los ‘40, tenemos que aportarlo aunque sea como ceniza, no importa ya. Para evitar, para impedir que a ustedes, hermosa juventud, le roben también el futuro -aplausos- Y además aún a esos niños, a esos niños que andan por allí soñando con mundos futuros y mejores. De eso se trata, así que tenemos que echar el resto sin ningún temor, con audacia.

Cito siempre un grito, más que un pensamiento es un grito o una consigna de José de San Martín. Tenemos que decirnos y grabarnos en el alma y en la mente para quitarnos cualquier temor aquella frase de San Martín ‘seamos libres, lo demás no importa nada, nada importa, solo seamos libres', qué importa lo demás –aplausos-. Porque bueno, a veces cuesta caro la osadía, siempre cuesta caro.

Estábamos recordando ahora en el Congreso como al pueblo hermano de Haití le han cobrado los imperios el atreverse y, sobre todo la sociedad dirigida por los blancos, el racismo del norte, le ha cobrado a los negros hermanos de Haití el haberse atrevido hace 200 años con una revolución como instrumento haber instaurado la primera república negra y libre de este continente.

Allí está Haití, le ha costado caro como al Paraguay - y también decía yo - le costó caro y ha pagado caro, bueno, la maravillosa osadía de construir un proyecto propio con el pueblo paraguayo laborioso. Con el ejemplo de los comuneros el Paraguay construyó su modelo de desarrollo y vaya que lo estaba construyendo con éxito con ese gran líder Francisco Solano López al frente. Y vino la guerra de la Triple Infamia a cobrarle al Paraguay su osadía y entre otras cosas, como ustedes saben mejor que yo, exterminó la vida del 70% de la población. El Paraguay, hay que recordarlo, para esa época tenía casi la misma cantidad de población que la Argentina y tenía el primer y más moderno ferrocarril de entonces y era el primer productor de tabaco y uno de los primeros productores de algodón, de madera y vinieron a cobrarle su osadía los imperios del mundo.

Así que siempre cuesta, pero no pesa. Una cosa es que cueste y otra cosa es que pese. No nos pesa nada, es una tarea, es una responsabilidad y eso es lo que en Venezuela hemos comenzado a hacer, cuéstenos lo que nos cueste. No… estamos dispuestos a enfrentar cualquier cosa, cualquier cosa. Hoy leíamos esta noticia, esta mañana me llegó de Caracas: ‘Estados Unidos lanza una guerra de propaganda en la región. Última Hora.' No se cansan, ni se cansarán, el Imperio nunca se cansa, hasta que perezca, algún día perecerá – aplausos y cantos: ¡Llora, llora, llora, Imperialismo llora, que con Hugo Chávez te llegó la hora! -

Miren, les voy a decir algo, con Hugo Chávez no es que le llegó la hora, el único que puede acabar con el imperialismo es el pueblo –aplausos-, es decir, son los pueblos. Si pudiéramos singularizarlo, pero los pueblos, por eso el Congreso Bolivariano de Los Pueblos, la sumatoria de todos los pueblos, de todas las corrientes es lo único que puede acabar con el Imperio. La fuerza, la fuerza moral, la fuerza física, la fuerza política, la fuerza. No hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo resista, dice un viejo lema popular.

Bueno, fíjense esta noticia: ‘El Pentágono también planea actualizar', dice salió por La Nación , Argentina, ‘sus planes militares de contingencia para Venezuela y Bolivia. Washington. En silencio entre las sombras el comando militar de operaciones especiales de Estados Unidos desplegará en América Latina equipos de contra propaganda en potenciales focos de terrorismo', dicen ellos, ‘y de desestabilización regional para tratar de neutralizarlos, mientras el Pentágono actualiza sus planes militares de contingencia en Venezuela y Bolivia. El Pentágono comenzó a desplegar en los últimos seis meses equipos de entre dos y cuatro militares especialistas en guerras de información para que desarrollen campañas de publicidad a favor de los intereses de la Casa Blanca en Medio Oriente, Am&eacu te;rica Latina o cualquier otro punto del planeta, según informó la revista Times en su última edición. La nueva unidad llamada Equipo Conjunto de Apoyo para Operaciones Psicológicas tiene su base central en Tampa, Florida y cuenta ya con 38 expertos en ese tipo de operaciones aunque agrupará a 113 militares en 2006 más artistas gráficos y editores de videos. El equipo tiene ya un presupuesto aprobado de casi 100 millones de dólares para los próximos 7 años más la posibilidad de acceder a partidas presupuestarias extras para contrarrestar acusaciones de grupos terroristas en cualquier país. Un vocero militar del comando confirmó a La Nación que el equipo actuará en América Latina, pero se negó a precisar si opera ya en algún país de la región en particular. No estamos autorizados a dar información sobre operaciones ! dijo. El Departamento de Defensa también avanzaría con la actualización de sus planes de operaciones militares en la región con particular énfasis en dos teatros de operaciones, Venezuela y Bolivia, dijeron a La Nación dos fuentes vinculadas con la Casa Blanca. El Pentágono confirmó solo parte de esa información y calló sobre el resto. Las fuerzas armadas de los Estados Unidos tienen la responsabilidad de prepararse para todo tipo de contingencias, pero por razones de seguridad no revelamos detalles acerca de esos planes , dijo a La Nación el vocero para América Latina, Alvin Plecksiko. Habiendo dicho eso, no sé de planes militares específicos para futuras operaciones en Venezuela o Bolivia '.

Pero es tan cierto lo de los planes contra Venezuela que tenemos copia, hemos obtenido copia de planes militares contra Venezuela donde aparecen incluso la cantidad de bombardeos que sobre Caracas harán falta, que sobre Maracay, que sobre las principales ciudades de Venezuela. Tienen calculado cuántas bombas, cuántos aviones deben salir por día, durante cuántos días, etc. Nombraron al frente de esta unidad, según la información, a un coronel que estuvo ya en el Medio Oriente. – del público le preguntan: Señor presidente, ¿usted sabe que nuestro Congreso ha aprobado que tropas de los Estados Unidos vengan acá a hacer su entrenamiento? - Sí, yo lo he leído – del público le dicen: Seguro que todos los que estuvieron hoy con usted le dicen que están con usted, per o le mienten porque aprobaron eso en el Congreso - Yo lo he leído, solo que, como ustedes comprenderán, por razones de respeto a la soberanía del Paraguay, pues yo, me eximo de hacer comentario alguno al respecto, no debo hacerlo, no puedo hacerlo – aplausos y cantos ¡Bush fascista, vos sos el terrorista! ¡Bush fascista, vos sos el terrorista! -

Ahora, sin embargo, nosotros, como dije, estamos dispuestos a enfrentar cualquier tipo de agresión. Hace poco me reuní con un grupo de compañeros de la Fuerza Armada y les decía yo, si tuviéramos que terminar la vida, andábamos por unas montañas, y les dije, ‘oye, estas montañas son buenas para la resistencia, si tuviéramos que terminar la vida en las montañas de Venezuela, en las selvas de Venezuela resistiendo una invasión, nosotros estamos dispuestos' – aplausos –.

Yo voy solo a repetir aquí para responder a estas agresiones permanentes y a estas noticias y a esos avances de las fuerzas militares norteamericanas. Hace poco nada más que un general, jefe del comando sur del ejército de los Estados Unidos, ha dicho que el presidente de Venezuela es una amenaza para la región, lo cual evidencia que desde el punto de vista militar pues me han ubicado como un blanco militar. Una fuerza como la de Estados Unidos que declare públicamente que Chávez es una amenaza y que el gobierno venezolano es una amenaza para la estabilidad de la región, pues está prácticamente declarando la guerra. Nosotros tenemos que responder como lo hemos hecho siempre. No quisiéramos una guerra armada, porque la guerra… ya estamos en plena guerra, una guerra de cuarta generación como dicen los te&o acute;ricos que comienza con esto, con la guerra psicológica y con la guerra económica y la guerra política y la última fase, la guerra militar, pero solo voy a repetir para los que están pensando que eso pudiera ser la solución, algo que dijo el muchacho de la caída, Fidel Castro. Hace poco Fidel dijo, hace como un año, hablando sobre el hipotético escenario de una invasión a Cuba, yo repito igual para Venezuela: si los imperialistas norteamericanos invaden Venezuela, comenzaría la guerra de los 100 años – aplausos y ovación – Comenzaría la guerra de los 100 años y no solo eso, Fidel agregó algo más hace poco, ya hablando de Venezuela, lo cual es absolutamente cierto, una invasión norteamericana sobre Venezuela incendiaría este continente, no solo Venezuela – aplausos y ovación -.

Y aquí tenemos que llegar al momento en el cual tengamos por consigna defensiva y ofensiva ante las agresiones imperialistas esa perspectiva, es decir, si el imperio norteamericano arremete a cualquiera de nuestros pueblos, eso debemos tomarlo como una agresión contra todos los pueblos de América Latina y el Caribe – aplausos -

Ahora, nosotros hemos venido avanzando por un camino espinoso, y así tiene que ser, quién dijo que el camino de la revolución es un camino fácil. Era el Che o fue el Che, es el Che quien lanzó de tantas ideas y frases, reflexiones y escritos aquella ‘En una revolución se triunfa o se muere, si es verdadera' se triunfa o se muere y de allí Patria o Muerte – aplausos - Revolución o Muerte – aplausos - . Ahora, son ustedes, muchachos, muchachas, y en ustedes veo los rostros de los muchachos de Venezuela, son ustedes al decir de Jean Paul Sartre los que tienen el suficiente coraje, los que tienen la suficiente entereza, los que tienen la suficiente voluntad y sobre todo los que tienen la suficiente pureza para emprender la tarea heroica, grandiosa de hacer una revolución en este continente los próximos años y las próximas décadas – aplausos -

Nosotros hemos asumido la vanguardia, saben, pero con grandes defectos, con grandes debilidades. En el caso venezolano duelen tantas cosas, traiciones, inconsecuencia, vicios de una generación, repito, a la que pertenezco pero que fue bombardeada y hay mucho supuesto revolucionario que apenas tú lo pones en un cargo a manejar dinero, se le olvida la revolución. Más de uno, más de una sorpresa me he llevado, incluso grandes amigos de muchos años. Revolucionarios o al menos así dijeron serlo durante años. O la otra gran falla que también presentamos en nuestros cuadros es la falta de capacidad muchas veces, tú colocas a alguien en un cargo y es muy conciente, un buen revolucionario, pero no tiene capacidad. Decía el Che Guevara ‘La revolución no puede estar reñida con la calidad, calidad revo lucionaria, eficiencia revolucionaria, hacer las cosas bien y rápido'.

Cómo sufro yo, cómo sufrimos cuando hacemos planes y no funcionan, o caminan con la velocidad de un morrocoy, como los planes de vivienda en Venezuela, por ejemplo. Para poner un ejemplo, que ha sido uno de los fracasos de nuestra revolución hasta ahora. Estamos empeñados en revisar y estamos impulsando ahora la Misión Hábitat y Vivienda, pero ha sido un fracaso y ha habido de las dos cosas, corrupción e incapacidad, pues. A veces falta de capacidad de planificación, falta de método o dejarse llevar por la inercia, el camino de lo más fácil, la línea de menor resistencia, como dice el amigo Mézsároz. Ingenuidades… alguien que es colocado en un cargo y entonces comienza a contratar empresas privadas para construir las viviendas, las mismas empresas que trabajaron con los gobiernos ant eriores de la IV República , empresas que te roban, que construyen viviendas con materiales de baja calidad, se llenan de dinero, todos los vicios porque nuestras sociedades fueron envenenadas con todos los vicios habidos y por haber. La corrupción se disfraza de mil maneras y es una de las grandes amenazas de cualquier proceso revolucionario, por eso ustedes y solo ustedes, muchachos tienen la pureza suficiente para hacer una gran revolución en el siglo 21 en este continente – aplausos - Solo ustedes podrán hacerlo – aplausos -

Las filas nuestras, mi generación, están muy disminuidas, muy disminuidas, viciadas, a veces incluso uno termina sintiéndose en una soledad terrible. Uno cruza desiertos muchas veces, terribles soledades. Pero nuestra tarea es esa, ya lo dije, poner el máximo de lo que nos queda por dentro, de lo que tenemos por dentro para servir como de puente, de transición a lo que viene, que son ustedes y los que vienen detrás de ustedes, esos niños, esa niña.

Pero permítanme decirles que, y con eso terminé mis palabras en el Congreso, reflexionando por 200 años o a lo largo de 200 años. Hace 200 años hubo una posibilidad con la independencia, con las guerras de independencia, hubo una posibilidad ¿de qué?, de construir repúblicas verdaderas, de hacer una revolución donde, como dijo Simón Bolívar, la justicia fuese la reina de todas las virtudes republicanas, de conformar la unidad en las repúblicas nacientes para lograr lo que él mismo dijo, el equilibrio del universo, para enfrentar la amenaza de los viejos imperios y del nuevo imperio que ya Bolívar vislumbró en los Estados Unidos de Norteamérica. Porque es de Bolívar una frase que poco se conoce, yo la repito cada vez que puedo por allí, es de Bolívar y es una profecía y vale oro la frase para la reflexión. Acuñó Bolívar esta frase: ‘Los Estados Unidos de Norteamérica parecen destinados por la providencia para plagar la América de miseria a nombre de la libertad', 1826 apenas – aplausos y cantos ¡ Alerta, alerta, alerta que camina la espada de Bolívar por América Latina !-

A veces o siempre, cuando reflexiono en eso mirando hacia atrás en la historia digo que hubo una gran oportunidad hace 200 años, pero no pudieron aquellos hombres y aquellas mujeres. No pudieron, ¿cómo terminaron los verdaderos patriotas, los verdaderos líderes, los revolucionarios auténticos? ¿Cómo terminaron? ¿Cómo terminó la vida de José Gervasio Artigas? Aquí en el Paraguay en el exilio, ¿cómo terminó José de San Martín? En Europa, ¿cómo terminó Bernardo O'Higgins? Expulsado de Chile, ¿cómo terminó Simón Bolívar? Expulsado de Venezuela y solitario en Santa Marta. ¿Cómo terminó Antonio José de Sucre? Asesinado en Verruecos, ¿cómo terminó Simón Rodríguez? Anciano y solitario en los ríos de Sudamérica, viviendo con los indios y su frustración, ¿cómo terminó Manuela Sáenz? Muriendo de peste solitaria en Paita recordando su infinito amor a Simón Bolívar. Así terminaron ellos, expulsados, expatriados, asesinados, quemados, y ¿quiénes se erigieron en el poder? Las oligarquías de estos pueblos, las oligarquías de estas naciones, quiero decir, de cada república y el lacayismo que se entregó al nuevo imperio norteamericano. Se puso de rodillas y entregaron la dignidad y aquí estamos hoy, 200 años después.

Ahora, yo sí creo que esta nueva ofensiva que ha comenzado tiene, a pesar del análisis objetivo que siempre habrá que hacer de las fuerzas adversarias que son muy grandes y no debemos subestimarlas nunca, pero tampoco debemos subestimar las fuerzas nuestras. Sería terrible el error de subestimarnos para caer en el derrotismo, en la apatía, en la entrega, en la actitud defensiva. No… la mejor defensa ¿cuál es? El ataque.

Estamos en tiempos de ataque, de ofensiva – aplausos - de avance, son tiempos de ofensiva – aplausos - La ofensiva en todos los frentes, el ideológico, el político, el moral, el social, interno, externo, nacional, internacional. Es tiempo, como dijo el Che, ¿cómo fue que dijo el Che en su última carta o una de sus últimas? ‘Tomo mi adarga al brazo y vuelvo a sentir bajo mis piernas el costillar de Rocinante', es tiempo de nuevo, ha llegado una nueva hora.

Decía Bolívar: ‘echemos el miedo a la espalda y salvemos la patria', echemos todo a la espalda y salvemos la patria. Ahora, se trata de planificar, de pensar, filosofar para transformar el mundo, se trata de que no podemos terminar nosotros como aquellos hombres, aquellas mujeres, se trata de que en esta nueva oportunidad debemos apuntar bien hacia la victoria y creo que tenemos posibilidades objetivas, condiciones objetivas y condiciones subjetivas para que un poderoso movimiento popular vaya tomando cada día más fuerza, más forma, más perspectiva hacia la victoria. Habrá que tener paciencia, eso sí, pero la paciencia acompañada, decía Bolívar, otra vez Bolívar, paciencia acompañada por la constancia. Bolívar acuñó una frase también muy hermosa y muy orientadora , ‘si queremos tener patria, tengamos paciencia y más paciencia, constancia y más constancia, trabajo y más trabajo' agregaría yo, estudio y más estudio, para tener patria, lucha y más lucha, conciencia y más conciencia, desprendimiento y más desprendimiento.

En Venezuela, y esto no pretende ser fórmula para ningún otro pueblo hermano, cada país, cada pueblo, cada circunstancia, en Venezuela comenzó un proceso, se desató y después de varios años llevamos un grado de avance interesante, interesante grado de avance, pero estamos en plena transición.

Siempre les digo a los venezolanos, nadie cante victoria, es muy temprano. Como que estemos comenzando el juego de fútbol, el primer pitazo del primer tiempo y hayamos metido el primer gol y a los cinco minutos metamos el segundo y salgamos cantando victoria… cuidado, apenas comienza el juego, este juego es largo. Que nadie cante victoria. Estamos en plena transición.

Hace poco les hablaba a mis hijos, me reuní con ellos el sábado para adelantar la reunión de familia del día del padre antes de venirme porque teníamos que salir el domingo a primera hora, y hablábamos de eso, yo les colocaba el ejemplo. Estaba una de mis hijas haciendo el trabajo para la universidad sobre el Poder y sobre Gramsci y el Bloque Histórico en la Universidad Bolivariana , allí estudia María; entonces yo les ponía el ejemplo del agua y la transición. El agua hierve a 100º, se evapora a 100º, a 99,9º no se transforma de líquido a gaseoso, pudiera permanecer allí un siglo en ebullición, a 90º a 99º, solo después de los 100º se transforma en vapor y aún transformada en vapor, aún no es irreversible porque va a las nubes y vue lve a caer en el ciclo.

Una revolución debe ser impulsada a través de un verdadero proceso de transición. Nosotros lo hemos definido así grosso modo, la vía venezolana. Habrá distintas vías, la vía venezolana, una democracia revolucionaria. Estamos en pleno proceso de hacer la democracia venezolana cada día más revolucionaria, instrumentos democráticos transformadores revolucionarios que conforman el eje central de una transición. Ahora, ¿hacia dónde? Ciertamente tenemos un proyecto, está en nuestra constitución elaborada por nuestro pueblo, aprobada por nuestro pueblo en el proceso constituyente del '99. Últimamente hemos agregado un elemento más, esa transición que en Venezuela está en marcha ¿hacia dónde va? ¿Hacia dónde debe apuntar? La dialéctica y el avance dialéctico del proceso van definiendo horizontes y va definiendo perspectivas, va definiendo los cuadros mucho más claro. Y fue a comienzos de año, de este año cuando comencé a hacer el llamado, comenzamos a hacer el llamado a nuestro pueblo para que construyamos en el marco de esta democracia revolucionaria el rumbo hacia el socialismo – aplausos –

El rumbo hacia el socialismo, y es que no hay otro camino. Es mentira aquello que nos vendían de la tercera vía, el capitalismo humano, eso no existe. No, mentira, fueron estratagemas de las clases dominantes, sobre todo en la década de los '90 para tratar de edulcorar el proyecto neoliberal de dominación, el proyecto imperialista, sobre todo después de la caída de la Unión Soviética y el Muro de Berlín y el llamado ‘fin de la historia'. Capitalismo humano, tercera vía, mentira. Ahí está la bifurcación, estoy convencido de que solo hay dos caminos, que solo hay dos caminos, o el capitalismo que conduce directo al infierno, a la quinta paila además, o el socialismo que conduce a un nuevo mundo – aplausos y cantos ¡ No queremos y no nos da la gana ser una colonia norteamerican a y sí queremos y sí nos da la gana América Latina socialista y soberana !-

Miren, si ustedes con esa fuerza, con esa pureza, con esa mística y con ese amor esa consigna la llevan a la realidad a lo largo y ancho de este continente, nada ni nadie podrá evitar que América Latina sea así como ustedes la cantan – aplausos -. Solo que tenemos que hacerlo, tenemos que hacerlo. Yo creo que hemos comenzado a hacerlo, hemos comenzado a hacerlo.

El neoliberalismo está viviendo una verdadera crisis, el modelo del capital está en crisis integral, crisis permanente veníamos diciendo ayer con el ministro Giordani, estudioso del socialismo desde hace tiempo, socialista es él y estudioso del socialismo y del capitalismo. La crisis del modelo del capital es profunda ya, no es coyuntural, es permanente y avanza como un reptil, dice un buen amigo filósofo, es como un cáncer, no tiene solución la crisis del capital y del capitalismo.

De esto se viene hablando desde hace décadas atrás, pero es que la crisis no ha hecho sino crecer y uno de los detonantes, y ustedes se van a acordar de mi, uno de los detonantes más poderosos que están ya activados y que va a acelerar esa crisis del capitalismo y el desespero capitalista va a ser la crisis energética que sobre el mundo se cierne como una gran nube, lo cual pudiera llevar como ya ha llevado a guerras, a invasiones y ahí es donde aparece Venezuela de nuevo en primer plano, porque Venezuela tiene la primera reserva probada de petróleo en el mundo y la primera reserva de gas probado de todo este continente y nosotros no queremos que eso siga siendo utilizado única y exclusivamente por el mundo del norte y mucho menos por el imperialismo norteamericano. Nosotros queremos compartir esa riqueza en primer lugar con los pueblos de América Latina y el Caribe para justicia de nuestros pueblos – aplausos-

Pero la crisis del capital y del capitalismo ha llegado a tal nivel que obligó al modelo a quitarse la máscara. ¿A qué me refiero? Hasta hace pocos años se hablaba, incluso algunos intelectuales de la izquierda, vamos a llamar de la izquierda vieja cayeron en la trampa y algunos de buena fe, creo yo, de aceptar la tesis del Pater Noster , es decir, una especie de imperio virtual, de imperio bueno, protector, virtual que ya no necesitaba utilizar la fuerza militar, no necesitaba bombardear o invadir pueblos, que ya era el imperio económico y había que sumarse, pues a la corriente globalizadora del libre mercado y aprovechar, como llaman, las oportunidades de la globalización dándola como un hecho inevitable. Yo he oído y he leído discursos y escritos de intelectuales de izquierda, pensadores de res peto que llegaron incluso a plantear ese tema o llegaron a rozarlo, como rindiéndose ante la historia. Eso fue hasta hace pocos años y el mismo imperialismo se presentaba ante el mundo como el Padre Nuestro protector, proponente de áreas de libre comercio para las Américas, para el progreso de los pueblos, abrazándose.

Recuerdo incluso a un ex presidente norteamericano estando en La Habana en mi primer viaje a aquella hermana y querida tierra y el primer encuentro con Fidel en 1994, era diciembre y era en Miami la primera Cumbre de las Américas y el entonces presidente de los Estados Unidos lanzó la frase hiriente, indignante cuando dijo: ‘Con esta Cumbre de las Américas estamos haciendo realidad el sueño de Bolívar, el libertador'.

Pero fíjense cómo han pasado los años y cómo han cambiado las circunstancias que ahora Mr. Danger vino a la cumbre esta de la OEA y respetó a América Latina y respetó al pueblo argentino. Habló de San Martín, pero no habló de Bolívar. Reivindicamos la memoria de San Martín como uno de los grandes libertadores del sur, pero a Mr. Danger no le salió, no pudo hablar de Bolívar porque él sabe que es cierto lo que ustedes cantan ‘Alerta, alerta que camina la espada de Bolívar por América Latina' – Risas, aplausos y canto ¡ Alerta, alerta, alerta que camina la espada de Bolívar por América Latina !-

Ahora, fíjense el discurso de Mr. Danger, Mr. Danger es un personaje de una novela de Rómulo Gallegos llamada Doña Bárbara , una linda novela, entonces uno de los personajes es un gringo que vive en las sabanas de Apure por allá comenzando el siglo XX y lo llaman los llaneros Mr. Danger, Mr. Peligro y éste es Mr. Danger al cubo – risas - Porque aquél lo que hacía era invadir tierras y quitarle la tierra a los campesinos, éste le quita las tierras a punta de bomba a medio mundo.

Ahora, fíjense, Mr. Danger y su discurso en la OEA, allí está el dilema, él mismo lo lanza. Para ese debate de ideas, él dice que la solución para los pueblos de la América Latina es el libre mercado, es la propuesta del ALCA, es la misma propuesta imperialista. Nosotros tenemos que responderle a él y a los voceros del imperio y a quienes todavía en estos pueblos y en estas repúblicas nuestras se atreven a defender ese proyecto, algunos por ignorancia, otros por buena fe y otros por mero lacayismo entreguista, por intereses perversos de minoría oligárquica que no siente el clamor de los pueblos, que no perciben, que no saben leer aún cuando algunos estudian y tienen doctorados, no saben leer en la realidad de los pueblos de nuestra América, hay que responderle a ellos en eso que Fide l llama la Batalla de las Ideas. No le tenemos miedo a ningún debate, ¡no le tenemos miedo a ninguna discusión, que saquen los imperialistas sus ideas para demolerlas con nuestra razón , con nuestra verdad, con nuestras reflexiones! – aplausos -

Lo que Mr. Danger señala como la vía de la salvación para nuestros pueblos, es decir, el libre mercado, es precisamente el gran culpable de la tragedia histórica de nuestros pueblos. Es precisamente el libre mercado la causa fundamental de las grandes desigualdades que hay en América latina, es precisamente el libre mercado y el neoliberalismo el culpable de nuestras divisiones que nos ponen a pelear y nos dividen para competir a ver quién llega primero a los mercados que ellos supuestamente abren para bien ¿de quién?: de las oligarquías de nuestros países, no para bien de nuestros pueblos. Es precisamente el libre mercado el culpable de la privatización de la salud en buena parte de nuestros pueblos, de nuestros países. Es precisamente el libre mercado y el neoliberalismo el culpable de la privat ización de la salud y la mercantilización de la medicina. Es precisamente el libre mercado el culpable de la privatización de la educación – aplausos - en los pueblos de América Latina. Entonces a Mr. Danger hay que responderle con el alma y la voz y la razón de nuestros pueblos: ‘No, caballero, no Mr., That's not the question, that's not the way. Estás equivocado, Mr.'

Incluso este debate hay que llevarlo, porque estoy seguro que los norteamericanos, el pueblo norteamericano no es un pueblo de tarados, a pesar del bombardeo sistemático que le hacen de manera inclemente a través de los medios de comunicación, a través de las leyes imperialistas que reprimen y que atropellan a ese pueblo hermano. A pesar de la represión y los asesinatos contra líderes que han despuntado en ese país para orientar al pueblo norteamericano en otras direcciones como fue Martin Luther King, por ejemplo, asesinado por el mismo establecimiento del Estado norteamericano y otros presidentes que quizás no siguieron la cartilla al pie de la letra como John Kennedy, que no fue ningún revolucionario, incluso fue quien autorizó la invasión a Bahía de Cochinos, pero sin embargo, Kennedy lleg&oac ute; a proponer al Congreso de los Estados Unidos - hay un discurso memorable de Kennedy donde él dice ‘Oigan, hay una revolución en el sur, en África, en Asia, en América Latina', estaba incendiado el sur, rebeliones armadas y revoluciones en media África, en media Asia y en toda América Latina y el Caribe, movimientos de todos los signos, el Black Power. Ahí mismo en los Estados Unidos estaban surgiendo movimientos sociales revolucionarios y Kennedy acuñó una frase ‘Oigan el incendio en el sur y la causa no es el comunismo, es la miseria, es la pobreza' y entonces propuso aquella Alianza para el Progreso y pidió más recursos. A Venezuela vino Kennedy a entregar tierras y el gobierno de Kennedy recomendaba a las oligarquías de América Latina que repartieran tierras a los pobres, a los campesinos para bajar las causas de la guerrilla que levantaba por todos lados. ¡Pum!, lo matan! . Crimen de Estado el magnicidio contra John Kennedy.

La represión, bueno, el macarthismo, todos los líderes de izquierda fueron atropellados, encarcelados, chantajeados, perseguidos de manera infame, cercenaron movimientos de izquierda, de trabajadores, movimientos negros, movimientos de mujeres y ahora la ley patriota, la última, dicen que nosotros violamos la libertad de expresión. ¡Ellos violan la libertad de expresión! Dicen que nosotros apoyamos terroristas. ¡Ellos apoyan terroristas! ¿Quién armó Al Qaeda? ¿Quién hizo poderoso a Bin Laden? ¿Quién armó a Saddam Hussein para largarlo contra la revolución iraní? ¿Y a Al Qaeda contra la Unión Soviética en su momento? ¿Quién armó la contra en Centroamérica, terrorista de la peor calaña? ¿Quién arm& oacute; y apoyó a través de la CIA a éste, el padre de los terroristas de este continente que ahora lo tienen allá protegido y se niegan a extraditarlo a Venezuela acusado de crímenes en Venezuela, en Sudamérica, torturas, desapariciones y la voladura de un avión cubano con más de 70 personas abordo? Ellos. ¿Quién instaló a Pinochet, quién lo apoyó? ¿Y las dictaduras, la dictadura aquí, Stroessner y la llamada Internacional de las Espadas? Todas venían de la Escuela de las Américas, financiadas y apoyadas por el Pentágono y la Casa Blanca , todas sin ninguna excepción en Centroamérica, en el Caribe, en Sudamérica.

Pero en fin, volviendo al tema de la ofensiva, estamos en tiempos de ofensiva a pesar del poder que tiene el adversario. Nosotros tenemos un poder mucho más grande que al final, como decía Mao, se impondrá: la moral, la razón. Ustedes que filosofan, decía Carlos Marx que los filósofos se han encargado, decía él, hasta ese momento en interpretar al mundo y que ahora se trataba de transformarlo – aplausos- Interpretarlo para transformarlo o como diría don Augusto Roa Bastos aquella frase: ‘No se trata de ver la realidad para congelarla con la escritura, se trata de escribir con letras que incendien y transformen la realidad' – aplausos –

Ahora, ustedes son los más puros incendiarios, como diría Cristo, luz del mundo y sal de la tierra ¿son cristianos ustedes? – del público le responden: ¡Síii!, ¡noo! - Hay unos que no son cristianos… yo convencí hasta a Fidel – risas - Fidel es cristiano en lo social, nada más – risas - Hasta ahí llegó y yo le dije ‘Estoy satisfecho', cristiano en lo social. – del público alguien le dice: Traigo el saludo de Gianni Mina de Italia - Gianni Mina, bonito libro ¿tú eres italiana? – le responde: No, vivo allí - Ah. Gianni Mina es buen amigo, buen libro Fidel y la Religión , no, no, ese es el de Frei Beto… Encuentro con Fidel de Gianni Mina.

Bien, entonces, miren, la ofensiva. Nosotros estamos dando nuestra batalla interna, pero esa batalla interna no es interna, no se puede entender una revolución sin sus implicaciones internacionales. Así que la dinámica interna es parte de una dinámica mayor y de allí que a la par de nuestros esfuerzos internos en lo político, en lo social, en lo económico eso está conectado con la dinámica internacional y es como surgió así la idea del Congreso Bolivariano de los Pueblos . Una idea que la hemos tomado del planteamiento de Bolívar del Congreso Anfictiónico de Panamá.

Yo recuerdo que saliendo de la cárcel allá por 1994, comenzamos a recorrer algunas partes del continente, fuimos a Buenos Aires, fuimos a Montevideo, fuimos a Santiago, fuimos a Bogotá, fuimos a La Habana luego y comenzamos a convocarnos un grupo de militares de diversas épocas y de civiles discutiendo y comenzamos entonces a hacer unas reuniones a las que llamábamos Encuentros Preparatorios del Nuevo Congreso Anfictiónico. Pero luego nos pareció que la palabra Anfictiónico, usada por Bolívar en su momento, no es como muy popular esa palabra, ¿no?, como sabemos viene del griego entonces habría que explicar muchas veces qué significa Anfictiónico, entonces decidimos en una reunión en Buenos Aires, una madrugada, creo que fue durante la toma de posesión de Néstor Kirchner , cambiar la denominación de Congreso Anfictiónico por Congreso Bolivariano de los Pueblos. Y luego hicimos en Caracas una reunión a finales del año pasado, en diciembre, una reunión donde se dejó instalada, porque yo insisto en que no podemos seguir haciendo reuniones y reuniones y reuniones y asambleas y foros y discurso y más discurso; eso hace falta, pero hay que ir organizando un gran movimiento continental. Ha venido avanzando y fue así como nacieron los Capítulos, Capítulo Paraguay del Congreso Bolivariano de los Pueblos, Capítulo Uruguay, Capítulo Argentina, Capítulo Chile, Capítulo Colombia, Capítulos, pues. Y ese es un espacio permanente de debate, de acciones, de movimientos y sobre todo tiene una gran fuerza en la juventud, en los movimientos indígenas, en los movimientos obreros. Hay que darle forma, cuerpo, alma, proyecto y guía a la angustia d! el gran colectivo sudamericano, latinoamericano y caribeño. En esa dirección vamos, en esa dirección andamos.

Y cuando hablamos del tema de la integración, que tanto se ha hablado ayer y hoy y siempre lo estamos conversando, yo siempre he dicho que no hay integración sin pueblos, así que ustedes tienen un papel vital que jugar allí, en el diseño y la conducción de los nuevos procesos de verdadera integración en nuestro continente. Los estudiantes, los estudiantes; creo que hemos dado los primeros pasos en esa dirección, pero falta un mundo por hacer. Los estudiantes, los indígenas, los obreros, las sociedades, los pueblos, darle forma a un poderoso movimiento.

Ahora, ¿cuál es la vía? ¿Nos vamos a las armas? No está planteado, a menos que nos obliguen a irnos a las armas. Me decía un grupo de amigos en América Latina hace ya como un año ante la amenaza de la agresión militar norteamericana, me hacían una reflexión, me decían: ‘mira Chávez, si a Venezuela la invaden o la llegan a agredir de nuevo, con todo lo que ustedes han hecho, elecciones una vez, elecciones dos veces, referéndum, libertades amplias sin ningún tipo de límites, libertad hasta para el abuso de los sectores poderosos, de los medios de comunicación y sin embargo los han derrotado en ese terreno electoral, limpiamente, limpiamente'... La última elección fue el referéndum, les dimos una paliza, sesenta a cuarenta, y todavía sigu en algunos gritando fraude y hubo observadores de todo el mundo allí, revisando todo. ‘Y sin embargo a pesar de todo eso llegan a invadir a Venezuela, o llegan a matarte o cualquier cosa de éstas', me decían ellos que ellos abandonarían las reglas del juego, porque se estaría demostrando, que no se pueden respetar las llamadas reglas del juego y que ellos no estarían dispuestos a respetarlas, como igual me lo dicen venezolanos, venezolanos que en otras épocas transitaron el camino de las armas y que todavía piensan que ese es un camino viable, válido en ciertas circunstancias. Yo también lo creo. Si se llegan a romper las reglas del juego pues, que se rompan. Todos estaríamos en el derecho de romperlas – aplausos y ovación -

Ahora, yo les hablaba de la propuesta hacia el socialismo, es una propuesta para la discusión, para los aportes, para el debate, porque esa es la dirección. Ahora, ¿qué socialismo? ¿Se tratará de traer modelos del siglo, inicios del siglo veinte, mediados del siglo veinte para copiarlos tal cual? No.

Los cubanos, por ejemplo, han venido construyendo y a lo largo de los años, dándole forma al socialismo que en Cuba existe. Pero tiene sus particularidades de un proceso, una Cuba bloqueada por ejemplo, amenazada por el imperio ahí, allí a unas cuantas millas de sus costas. Cayó la Unión Soviética, periodo especial; Cuba fuera de la OEA y durante décadas casi todos los gobiernos de América Latina le dieron la espalda, así que es un socialismo construido con sus propias particularidades, dificultades inmensas.

Nosotros en Venezuela estamos comenzando a discutir y a perfilar y a diseñar elementos, elementos de un socialismo futuro. No podemos decir que en Venezuela existe el socialismo, no. Vamos rumbo al socialismo. Ahora, el socialismo, permítanme reflexionarlo como aporte para esos debates, yo creo que ese es el camino para la América Latina, para todos nuestros pueblos, dejar atrás progresivamente el perverso y maldito sistema capitalista, - aplausos - culpable de los desastres que hemos vivido y los desastres que estamos viviendo – aplausos-.

Ahora, el socialismo… el socialismo tiene, en mi modesto criterio, debe tener, para crearlo, para amasarlo, debe tener pues varios componentes, uno de ellos es, pudiéramos llamarlo el socialismo moral, o la moral socialista, y ese es muy importante. Si no hay moral socialista en nosotros, no hay socialismo posible. Esos valores, la moral, bueno sabemos, la ética, la moral, el comportamiento, la conducta, los valores, debemos comportarnos a conciencia, sin que nadie nos esté vigilando o dando con un látigo, en el marco de una moral nueva, distinta, que no es nueva, es vieja, una moral colectiva, una moral que tiene mucho con el pregón de Cristo, ‘amaos los unos a los otros'. La moral de la fraternidad verdadera, pero porque se sienta, no de palabra, de la boca hacia fuera, no aquí, desde el alma, desde el pecho, desde las entrañas d e cada uno, de cada una, compartir con el otro, con la otra, vivir en comunidad, aceptarnos en comunidad, sentirnos parte de una comunidad, de un colectivo, sentir un hilo invisible que nos une a todos. Como decía Albert Camus, ‘yo me revelo, luego nosotros somos sentir'.

Bueno, tener, percibir el sentido del somos, del colectivo, la fuerza del colectivo, la honestidad, como diría Martí a la que me referí allá en el Congreso, la honestidad, ¿te crees honesto porque no robas? ¿Te crees honesto porque rezas todos los días? ¿Te crees honesto porque eres buen padre, buena madre o buen hijo? ¿Te crees honesto? Si tú sabes que hay alguien cerca sufriendo, y no haces nada para evitar ese sufrimiento, no eres honesto, eres deshonesto – aplausos y ovación -.

Entonces se trata de alimentar la moral socialista, o el socialismo de lo moral, el socialismo de lo pequeño, de lo cotidiano con los vecinos, aquí en el aula de estudio, allá en la fábrica. El de verdad sentir hermano al otro, a la otra, la solidaridad, el amor, ir dejando atrás el egoísmo, la ambición, la ambición de la riqueza, por ejemplo, ¡qué cosa tan perversa esa!

El desprendimiento, un verdadero socialista debe ser capaz de sacrificar, y no el gran sacrificio, el de la vida, no me refiero a ese, aunque también es necesario en el momento en que se requiera, me refiero a los sacrificios de todos los días, de los más pequeños, las concesiones a los demás, al otro, a la otra, desprenderse de lo propio o de lo que uno cree propio, compartirlo, darse por entero a los demás, luchar en la colectividad, difundir estas ideas, organizar batidas de trabajo social, por ejemplo, en los barrios más pobres, sin esperar que todo lo tiene que arreglar el gobierno. Al gobierno siempre hay que criticarle y exigirle, yo siempre le digo al pueblo venezolano, ¡critíquenme, critíquennos, exíjannos que ustedes tienen derecho y que para eso nos eligieron, para responder por sus problemas, por sus dramas, para darles el rostro, darles la cara, para darles el alma! ¡Pero no esperen que todo lo arregle el gobierno!

Cuando yo consigo allá, por Venezuela, por cualquier parte… hace poco fuimos por allá y me metí por un campo donde yo crecí, y de repente nos detenemos y viene una... muchos niños, campesinos, en una casa campesina, y el primero que llega, uno grandecito como de doce años, yo le doy un abrazo y él llega corriendo, pero de repente yo me doy cuenta que algo raro tiene en el rostro, en la frente cuando lo detallo, ‘ven acá, ¿qué tienes tú?' El niño no tenía hueso frontal. Cuando era más chico lo pateó un caballo, ¡ese niño vive milagrosamente! ¿no? Pero ese niño tenía el cerebro que tú, yo le toqué aquí con mucho cuidadito, le palpitaba, se le veía la palpitación cerebral aquí, solo con la piel, ¡no tenía hueso aquí! Y venía la mamá y el papá, y yo digo, ¡¿y cómo este niño está aquí?! ¡¿Desde cuándo estás tú así?! ¡Cinco años!... ¿y la maestra? ¿El niño está en la escuela? Sí, él va a la escuela todos los días. Pero y ¡¿cómo la maestra y ustedes no se dan cuenta del peligro de este niño?!, ¡Cualquier golpe ahí lo mata! ¡El cerebro está expuesto! Y luego llegó mucha gente y yo conseguí hasta un primo mío ahí y con él pagué la cosa, y le digo: ¡¿Cómo es posible que tú aceptes esto aquí, este niño por qué está así?! ¡¿Es un problema de que si no viene aquí el presidente de casualidad y entra a esta casa o se para frente a ! esta casa, este niño no hay aquí quien lo atienda?! ¡¿Por qué no hacen una marcha y trancan la carretera y reclaman por este niño?! ¡Que alguien venga a atenderlo, si ustedes no pueden hagan algo por él! ¿Y el alcalde? ¿Dónde está el alcalde aquí? ¿Y el gobernador dónde está? ¡Todo el mundo de brazos cruzados!

Esa es la moral socialista: ¡Una comunidad no puede permitir que esté un niño sin frontal! O una mujer… también consigue uno por muchas partes, una mujer con cuatro hijos. El otro día llegó una mujer por allá en otro pueblo en Venezuela, corriendo, ‘¡Chávez, Chávez que me muero!'¿Y qué te pasa? Un niño hidrocefálico, con una cabeza grandísima, ni siquiera una silla de ruedas, ¡ni siquiera una silla hecha de palos! Pues le dije a los hombres de ahí: ‘Y bueno, ¿y ustedes no tienen corazón? Esa mujer anda sola por ahí dando carreras con ese niño, no tiene una silla ¡ni siquiera de palo! ¡Háganla de palo! ¡Hagan algo, lo que puedan, no importa! ¡No esperen que venga el alcalde o el gobernador! ¡Es problema de ustedes también!

Ahí es cuando Martí tiene razón, ‘¿Qué hiciste tú?' ¿No te das cuenta de esta mujer que tiene su niño hidrocefálico? ¿No tienes una silla en tu casa? ¡¿No puedes prestar tus brazos aunque sea para cargar ese niño, aunque sea media hora?! Aliviar de alguna manera, aunque sea con tus lágrimas las penas de esa mujer y de sus cuatro hijos. Es un problema de todos, no es un problema del gobierno nada más, y de eso tenemos mucho nosotros, que le pasamos por un lado a los niños de la calle, por aquí los vi, por aquí hay bastantes. Y uno ve que le pasan por un lado, gente en carro, igual en Caracas, igual en Sao Paulo, igual en Buenos Aires, ¿qué sociedad vivimos?, que tú vas con tus tres hijos y tu mujer en un carro con aire acondicionado y le pasas por un lado a ocho niños de ocho años, de diez años en la calle a la media noche. ¿No te puedes parar un segundo?, ¿no es problema tuyo ese? He ahí la moral socialista. O los trabajadores, los trabajadores que muchas veces exigen con derecho salarios justos y otros beneficios, tienen derechos a exigirlos. Pero la clase obrera está obligada, no sólo a exigir sus derechos, sino a constituirse en un factor transformador de la sociedad, - aplausos - la clase obrera está llamada a ser elemento fundamental de la transformación social – aplausos -.

O los estudiantes, que muchas veces se quedan encerrados en el aula, en la universidad, en el liceo, pendientes sólo de sus notas, de sus estudios. Ustedes dan un ejemplo supremo en ello, porque además de estudiar le dedican tiempo a la lucha, que es parte del estudio, es parte de la capacitación para el mundo que viene, que es de ustedes. Luchar para poseer, luchar para poder ser, luchar para poder recuperar nuestra esencia; entonces es ahí como un primer frente en el cual no debemos esperar que llegue un gobierno aquí o allá que declare el socialismo, no, no hace falta, eres tú tu propio gobierno, son ustedes allá en el barrio, aquí en la universidad el propio gobierno para ir construyendo el socialismo en cada aula de clase, en cada fábrica, en cada barrio, en cada campo! – aplausos y ovación - ¡ ;Comencemos por nosotros mismos! – aplausos y ovación -. En cada familia, en cada vivienda, en cada espacio, vamos a pregonar la idea socialista, a estudiar, a iluminar, ese es el camino.

Luego, el socialismo que estamos llamados a inventar y a comenzar a inventar en colectivo como debe ser. Yo solo me atrevo a hacer algunos aportes, aún cuando estoy estudiando mucho, mucho. Ahora mismo estoy leyéndome un libro de mil y ciento y tantas páginas - Fidel está protestando porque le mandé el libro de regalo – risas - Fidel también está leyendo el socialismo, claro, estamos en siglo veintiuno, un libro de Mészáros sobre la transición, Más allá del capital , y hay muchos libros que están saliendo. En Venezuela están surgiendo libros por todos lados, una vez que hice el llamado público empezó la discusión, el debate y los pueblos están ávidos de ideas.

En una encuesta reciente que por ahí me llegó, casi el cuarenta por ciento de los venezolanos dice que sí, que el camino es el socialismo. Eso es un gran avance, porque durante toda la historia política venezolana, eso no pasó del diez por ciento, quince por ciento. Y estamos comenzado el debate apenas, pero hace poco me llegaba un libro escrito por una dama Jesucristo, el socialista , un folleto de unas cincuenta páginas. Ayer mi hija, ‘papá, te mandó este libro un profesor, que lo consiguió en su... el Por qué el socialismo, las razones del socialismo' Heinz Dieterich acaba de publicar un libro, que es un libro de Chávez, ¿no? – risas - yo solo quiero aportar algunas ideas, Chávez y el socialismo del siglo veintiuno . Profesores chilenos que en Venezuela viven, argentinos, e stán sacando los viejos libros, desempolvándolos, algunos los tenían como por allá en el archivo muerto, yo tengo allá el Qué Hacer , desempolvándolo, ¡desempolvemos todo eso!, mandé a traducir el libro de Abreu Lima, el gran brasileño bolivariano que fue compañero de Bolívar en la guerra y en la política, general de los libertadores de Venezuela, estuvo en Carabobo, en la batalla libertadora, General de Bolívar lo llaman en Brasil, bueno, el murió anciano, lo expulsaron de la Nueva Granada , después de muerto Bolívar, vio morir a Bolívar y lo lloró y lo echaron a los pocos días, por bolivariano, por poco no lo fusilan y murió anciano en Pernambuco, escribió, tuvo tiempo de escribir, era un gran escritor, y un buen libro de creo que seiscientas páginas, El Socialismo , escrito por Abreu Lima, por all&aac! ute; en 1850. Los escritos socialistas de Simón Rodríguez hay que sacarlos; José Carlos Mariategui, los escritos socialistas de comienzos del siglo veinte. Aquí en América, hay pensadores, Teotonio Dos Santos, el brasileño, y cuántos otros pensadores.

Vamos a tomar las ideas de hace doscientos años, de hace mil años, de hace cien años, de hace cincuenta y con todo eso, nuestras propias ideas, nuestros propios estudios, nuestras propias vivencias, construyamos los modelos distintos, distintos modelos, diversos modelos, flexibles modelos del socialismo del siglo veintiuno. En lo social, permítanme la frase ‘el socialismo de los social', porque no podemos limitarnos a lo económico, he hablado de lo moral, el socialismo social es la construcción de una sociedad de incluidos, de iguales, decía Bolívar: ‘la igualdad, la igualdad practicada en Venezuela, debe ser practicada' decía, ‘debe ser la base fundamental de nuestro sistema de gobierno'. La desigualdad destruye las sociedades. Lo que en Venezuela estamos haciendo, por ejemplo, con las misiones alfabetizadoras, las m isiones de salud, las misiones sociales, es parte de ese esfuerzo de construcción del socialismo, donde todos de verdad seamos iguales, donde existamos para entre ayudarnos y cooperar entre nosotros, ir eliminando progresivamente las grandes desigualdades que existen en este continente.

El socialismo de lo político se trata de la construcción, como dice nuestra constitución, de un nuevo estado social, no el viejo estado burocrático, corrupto, oligárquico, elitezco, un estado social de derecho y de justicia, dice nuestra constitución, ¡nuevas instituciones que les transfieran al pueblo el poder! Un estado que funcione como redistribuidor del poder!, quitándole poder a las élites para distribuirlo entre el pueblo. En Venezuela usamos una frase como consigna estratégica, en ese sentido: ‘si queremos acabar con la pobreza, démosle poder a los pobres' No es limosna que hay que darles, es poder, que ellos puedan acabar con su pobreza, con la miseria y construirse en colectivo y en sociedad.

Y el socialismo de lo económico, que es como la parte más dura del proyecto, es la parte más estructural del proyecto socialista, se trata de ir creando espacios y mordiéndole espacios al capitalismo de manera progresiva, a través de distintas figuras, empresas cooperativas, empresas comunales, figuras de autogestión obrera y distintas experiencias que en Venezuela también están en marcha. Hemos creado un Ministerio incluso de Economía Social a través del cual hemos venido creando empresas de producción social, con un nuevo perfil donde vamos eliminando en las viejas empresas del Estado el perfil capitalista clásico e inyectando componentes socialistas, desde la propia industria petrolera, esa era una industria capitalista clásica, capitalismo de estado pues, porque no solo es capitalista e l sector privado, capitalismo de estado clásico, duro, explotador, ahora no, ahora estamos inyectando en esas viejas empresas, estamos transformándolas por dentro y sobre todo transformando sus relaciones de producción con el entorno, PDVSA por ejemplo está financiando y dirigiendo a través de su experiencia de sus cuadros, de sus técnicos proyectos como “Los Núcleos Endógenos”, con los mismos activos de PDVSA, con los recursos de PDVSA creando espacios de producción para la comunidad y de distribución de bienes y servicios para suplir necesidades elementales de la comunidad, sobre todo de los más pobres, donde la producción vaya perdiendo progresivamente el fetichismo de la mercancía, al decir de Carlos Marx. Producción para la comunidad, y eso es un proceso que apenas está comenzando, así que esto, como una reflexión con la idea de aportar para el debate, ! muchachos y muchachas, profesores, estudiosos, compañeros, compañeras, hagamos desde ahora el socialismo, comencemos ya, no esperemos la toma del cielo por asalto, construyamos paso a paso aquí mismo el cielo, es decir, el mundo de justos y de iguales, en lo moral y comencemos ya. Eso pareciera lo más fácil, depende de nuestra voluntad, individual y colectiva, aún cuando no es lo más fácil, requiere revisar nuestros valores requiere desprendernos de cosas y aportar en la construcción del socialismo de lo cotidiano, de la moral socialista, avancemos en la construcción del socialismo social, el socialismo político, el socialismo económico y para ello es fundamental el proyecto del poder, sin duda. Y al decir de Antonio Gramsci, el nuevo bloque histórico y la contra hegemonía. Todo un proyecto para toda la vida.

Finalmente muchachas y muchachos, cuando son las diez y media casi de la noche, estamos a pocas semanas del maravilloso evento que en Caracas congregará a 25 mil jóvenes, por lo menos, cuidado si más, el Festival Mundial De La Juventud y los Estudiantes, - aplausos y ovación - ¿Están listos ustedes para ir ya? – el público responde: Síiiiii! - Bueno, - aplausos - va a ser en agosto, ya está funcionando aquí por supuesto hace tiempo el Comité Preparatorio, ¿no? – el público responde: Síii! - ¿Cuántos van a ir de aquí? – el público responde: ¡todos los que podamos! - Una caravana por ahí cruzando la selva, - risas - Bueno, allá los esperaremos, tenemos grandes expectativas y una gran alegría, porque por primera vez en Sudamé rica se va a realizar; ya en La Habana se han celebrado varios festivales mundiales de la Juventud y es muy pero muy apropiado allá va a haber la alegría, debates, discusiones, viajes a los núcleos endógenos para que vean lo que estamos haciendo allá, lo bueno, lo malo, lo interesante para que lo discutan, para que nos lleven además el aporte de las ideas la maravillosa inyección del amor supremo de la juventud. Allá los esperaremos como un paso más en esta dirección de batalla. El próximo año estaremos celebrando en Caracas también el Foro Social Mundial, en enero, el Foro Social Americano, aún cuando me dicen en Europa que va a tener, por lo que se ve, va a venir gente de Europa lo más seguro, así que va tener, pero va a ser el foro capítulo América pues, pero seguramente vendrán invitados de otros continentes. Así que ese es el camino! de la conformación de una fuerza moral, una fuerza política, una fuerza física para ir construyendo ese camino. Simón Bolívar lo dijo, el gran día de la América no ha llegado, yo creo que ahora sí llegó el gran día de nuestra América.

Muchachos, ¡un abrazo revolucionario! ¡Les quiero mucho! ¡Los queremos mucho! ¡Los esperamos por Caracas, por Venezuela! ¡Que viva la juventud! – el público responde: ¡Viva! - ¡Que viva el Paraguay! – el público responde: ¡Viva! - ¡Viva Venezuela! – el público responde: ¡Viva! - ¡Viva la América Latina! – el público responde: ¡Viva! - ¡Viva el Caribe! – el público responde: ¡Viva! - ¡Un abrazo muchachas, un abrazo muchachos, muchísimas gracias!” – Ovación -.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres