Facebook Twitter Google +1     Admin

Buenosdiasamerica



Bienvenidos Compañeros!!

Temas

Archivos

Enlaces

    ENLACES

    • http://WWW.GEOCITIES.COM/PRENSAPOPULARBDA
    • http://www.guevarahome.org
    • http://www.patrialibre.org/sifuturo/
    • http://www.aporrea.org/
    • http://www.eln-voces.com/
    • http://www.patrialibre.org/
    • http://www.farcep.org/
    • http://www.granma.cubaweb.cu/
    • http://www.lafogata.org/
    • http://www.jrebelde.cubaweb.cu/
    • http://www.voz-rebelde.de
    • http://www.sandinovive.org
    • http://www.rebelion.org
    • http://www.comcosur.com.uy
    • http://www.ezln.org/
    • http://www.geomundos.com/ongs/buenosdiasamerica/
    • http://www.clachan.tk/
    • http://buenosdiasamerica.bitacoras.com/
    • http://urumelb.tripod.com
    • http://www.simpatizantesfmlnexterior.com/index.php
    • http://ajpl.nu/radio.htm


Uribe pretende legalizar las narcofortunas de los paramilitares

Uribe pretende legalizar las narcofortunas de los paramilitares

El cártel de Medellín se está vengando del cártel de Cali, dice Alfredo Molano
en entrevista concedida a la revista Liberación de Suecia. Muy critico del
financiamiento sueco al sainete del Ralito. El sociólogo, investigador y
periodista colombiano afirma que "está probada la estrecha vinculación de los
paramilitares con el ejército", y que la creación de estas fuerzas fue el
resultado de una negociación donde a cambio de permitirles actividades de
narcotráfico, tenían que golpear a los grupos de izquierda y organizaciones
populares.

27.04.2005 [Ernesto Tamara/Tomado de Liberación/Suecia] El proyecto de ley
denominado "de Justicia y Paz" pretende legalizar la fortuna de los
narcotráficantes y paramilitares, otorgarles la impunidad para sus crímenes y la
garantía de que no serán extraditados, sostiene el sociólogo y escritor Alfredo
Molano Bravo.

Molano asegura que en esta etapa, el gobierno del presidente Álvaro Uribe está
colaborando con el cártel de Medellín en su lucha contra el cártel de Cali, y
advierte sobre los proyectos autoritarios del gobierno.

Europa debe divorciarse de la política de guerra del presidente Uribe y
diferenciar la lucha por los derechos humanos de la estrategia de "seguridad
democrática" del gobierno, sostuvo Molano durante su visita en Suecia. "Europa
no puede tragarse el sapo de que son la misma cosa", subrayó.

Molano también fue muy crítico con el financiamiento del gobierno sueco a la
misión de la OEA en Colombia, encabezada por Sergio Caramagna, que hasta ahora
sólo ha respaldado las posiciones del presidente Uribe, en contraposición con la
actitud adoptada por el representante de las Naciones Unidas.

En estos días el Congreso colombiano está discutiendo la llamada "Ley de
Justicia y Paz", enviada por el Poder Ejecutivo, que procura garantizar el
proceso de reinserción de los grupos paramilitares para que abandonen las armas.
Uno de los artículos del proyecto de ley fue rechazado en la comisión
parlamentaria que la discutía, y provocó la amenaza de los paramilitares de
volver a las armas.

El artículo rechazado en comisión, le otorgaba el status de delito político a
todas las acciones desarrolladas por estos grupos, asegurando así la impunidad a
sus crímenes, y lo que es más importante para ellos, la imposibilidad de ser
extraditados a Estados Unidos por sus actividades en el narcotráfico.

Consultado sobre la ley en cuestión, Molano, que ha vuelto a instalarse en
Bogotá, sostuvo que "esa ley esta destinada a legalizar las grandes fortunas del
narcotráfico vinculadas al paramilitarismo, olvidar los delitos atroces
cometidos, e impedir en el futuro la creación de una comisión de la verdad que
pondría al descubierto las responsabilidades de empresas, militares y políticos,
que han mantenido, sostenido y financiado a estos grupos".

El sociólogo, investigador y periodista colombiano afirma que "está probada la
estrecha vinculación de los paramilitares con el ejército", y que la creación de
estas fuerzas fue el resultado de una negociación donde a cambio de permitirles
actividades de narcotráfico, tenían que golpear a los grupos de izquierda y
organizaciones populares.

El rechazo en comisión al artículo que les concede el status político a los
crímenes de los paramilitares pone en peligro toda la ley. Legisladores que
actúan como voceros de estos grupos han sostenido que intentarán hacer caer toda
la ley, "porque así no le sirve a nadie".

Para Molano, esta negativa "pone al gobierno entre la espada y la pared. Por un
lado están los compromisos del gobierno con el paramilitarismo y por el otro la
posición de Estados Unidos de no aceptar la paralización del estatuto de la
extradición. Los paramilitares y el narcotráfico se refugian en esta ley para
eludir la extradición por un lado, para terminar de legalizar sus fortunas y
obtener impunidad, por otro".

Según el sociólogo, conceder impunidad para estos grupos, y en especial,
suspender para ellos la posibilidad de la extradición, no sería aceptado por la
opinión pública colombiana y norteamericana, ni para sectores del Congreso
norteamericano que cada año debe votar la millonaria ayuda al gobierno
colombiano.

La OEA convalida

El proyecto de ley ha recibido severas críticas de las organizaciones de
derechos humanos y del observador de las Naciones Unidas, así como por parte de
la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, pero por otro lado, la misión de
la OEA, financiada por el gobierno sueco, encabezada por Sergio Caramagna, ha
respaldado todas las acciones del gobierno. "Es un imbécil que convalida todo lo
que el gobierno dice y hace" sentencia Molano.

Este apoyo de la OEA a la política de Uribe puede modificarse con la elección de
un nuevo Secretario General de la OEA, en disputa ahora entre el canciller de
México, Luis Ernesto Derbez, y el ministro del Interior de Chile, José María
Insulza.

Molano señala que por un lado está el candidato de México, apoyado por Estados
Unidos, más proclive a aceptar las posiciones de Bush para la región, y por otro
lado el candidato de Chile más cercano a una corriente socialdemócrata que se
está afirmando en América Latina, más independiente de las posiciones del
gobierno norteamericano. "Espero que si es electo el chileno, las posiciones
norteamericanas reflejadas en el delegado de la OEA en Colombia, se relativicen,
aunque no será a corto plazo", dice Molano que considera que "América Latina
esta girando a un eje más socialdemócrata. Un cambio de posición de la OEA en el
conflicto colombiano complicará la posición de Europa y su política de
cooperación con el gobierno y la política de Uribe. En especial en el respaldo a
la política de reinserción de los paramilitares".

"Entiendo la posición de algunos países europeos de respaldar el proceso de
negociación con los paras en la estrategia de achicar el número de actores en el
conflicto, pero este proceso, en estas condiciones, tiende a establecer la
impunidad para estos grupos, lo que es lo mismo que fomentar el paramilitarismo.
Es una amenaza para el futuro, ya que con la impunidad estarán tentados de
seguir cometiendo crímenes" subraya el sociólogo.

El poder del narcotráfico

Molano que ha dedicado una buena parte de sus investigaciones al fenómeno del
narcotráfico señala que la mayoría de los jefes paramilitares están metidos en
el narcotráfico. "En la mesa de negociación de Railito con el gobierno, hay 17
jefes, todos ellos están comprometidos con el narcotráfico y han amasado grandes
fortunas que pretenden legalizar con la ley presentada por el gobierno".

Y, según explica, se trata enormes fortunas que inciden en la vida económica y
política del país. En ese sentido recuerda un estudio de la Universidad de los
Andes, que no es para nada una universidad de izquierda, en que se calcula que
los paramilitares han acumulado en su poder unas 4 millones de hectáreas.

Pero no son sólo esos intereses, recuerda, también está el dinero depositado en
la banca, en la industria, en los bienes inmuebles.
Algunos sectores de la sociedad colombiana están reclamando que esas fortunas
sean confiscadas por el gobierno y las tierras devueltas a sus propietarios o
destinadas a una reforma agraria que, en otras cosas, facilite la reinserción de
los desmovilizados.

Sin embargo, Molano considera que estos reclamos son irreales. "Será muy difícil
que devuelven lo obtenido. Cuando mucho podrán devolver alguna hacienda, pero
será algo excepcional. En el país hubo una contrarreforma agraria de los
paramilitares, por lo que será muy difícil que se realice una reforma agraria
contra la contrarreforma de los paras", y añade que además existen grandes
inversiones en otros sectores.

La reelección

La reforma constitucional impulsada por Uribe para lograr su reelección, pasó el
trámite parlamentario, pero aún debe ser ratificada por la Corte Constitucional.

Allí no existen certezas sobre lo que sucederá. De todas maneras, sostiene
Molano, las próximas elecciones presidenciales serán una prueba para la
democracia debido a las condiciones en que se desarrollarán ante el
autoritarismo del gobierno y la enorme influencia de los paramilitares y
narcotraficantes.

Varias personalidades políticas, entre ellas el ex presidente Andrés Pastrana,
recuerda el sociólogo, han denunciado una especie de paraestado creado desde el
gobierno y con la influencia del paramilitarismo y el narcotráfico.
Estos grupos paramilitares van a trabajar para la reelección de Uribe, al
considerar que ello es una garantía de respeto a los acuerdos que puedan lograr
ahora.

Molano recuerda que el delegado del gobierno en las negociaciones con los paras,
Luis Carlos Restrepo, les pidió que trabajaran para la reelección. En una de las
reuniones con los jefes paramilitares en Railito, cuando estos le preguntaron
que garantías iba a tener en el futuro, en un eventual cambio de gobierno, de
que los acuerdos serían respetados, Restrepo les dijo que la garantía estaba en
la reelección de Uribe.

Por otra parte, hasta la reforma
constitucional aprobada en el Congreso puede caer si la Corte Constitucional
determina que las leyes aprobadas con participación de legisladores electos
mediante el fraude son ilegales. Hace un par de meses se concluyó que varios
diputados y senadores ocupaban ilegítimamente sus bancas al ser electos mediante
el fraude. Aún no se ha decidido que pasa con las leyes aprobadas con sus votos.

Todo esto contribuye al clima de inconstitucionalidad en que se maneja el
gobierno. Según Molano, en los hechos, en Colombia "se está dando un proceso
como el que vivió Uruguay a fines de los 60 y principios de los 70. Un gobierno
electo pero que se maneja de forma autoritaria y al margen de la Constitución.
El modelo peruano de Fujimori no satisface a la cúpula gobernante, y se inclinan
más a un modelo similar al instaurado por Pacheco Areco y Bordaberry en Uruguay.
El hermano del presidente, si bien no tiene ningún cargo en el gobierno, a veces
funje como vocero extraoficial del presidente, anunció la posibilidad de
gobernar de espaldas a la Constitución". "En Colombia no se respeta la división
de poderes" añade.

Negociaciones difíciles

Molano tampoco es optimista sobre las escasas propuestas de negociación entre el
gobierno y los grupos armados de izquierda.

"Veo difícil una negociación con la izquierda armada, inclusive con el ELN, pese
a que se han iniciado algunos contactos entre el gobierno y esa organización a
través de México. Más difícil aún es una negociación entre las FARC y el
gobierno. Las FARC han anunciado que no aceptan ninguna negociación sin una
serie de reformas y la creación de una zona de despeje.

"Al aceptar una zona de despeje, el gobierno reconocería de hecho el estatuto de
beligerancia, y por lo tanto un status diferente al que el presidente Uribe
pretende hoy.

Además, las reformas reclamadas por las FARC no tienen espacio mientras
predomine la doctrina del presidente George Bush en la región".

Para el investigador colombiano, el gobierno norteamericano utiliza a Colombia
como una especie de Israel en la región y con la perspectiva de crearle
problemas en el futuro al gobierno de Venezuela.

"Estados Unidos está enfrentando en América Latina una corriente socialdemócrata
que le complica su política en la región. En esa perspectiva, Colombia juega un
papel importante para enfrentar esa corriente. Ese es un peligro que Europa debe
enfrentar", alerta.

Recuerda que actualmente, "las relaciones con Venezuela no son buenas, sino
peligrosas. Estados Unidos ve con buenos ojos la agresividad colombiana con su
vecino, pese a que los sectores empresariales temen por el comercio si continúa
esta tensión, ya que el mayor socio comercial de Colombia es precisamente
Venezuela".

Molano insiste en que Europa debe distanciarse de esta política contraria a sus
propios intereses en la región. Hasta ahora, denuncia, Europa ha jugado el papel
de legitimar la política de guerra de Uribe, y por lo tanto la política
norteamericana para la región.

"Europa debe divorciarse de la política de guerra de Uribe. No puede identificar
la lucha por los derechos humanos con la estrategia del gobierno denominada de
"seguridad democrática". No se pueden tragar ese sapo sin protestar"

La venganza del cártel de Medellín

Otro de los elementos que está pesando en la situación colombiano, a juicio de
varios observadores, es la guerra entre los dos grupos más poderosos del
narcotráfico, el cártel de Cali y el cártel de Medellín.

Recientemente, Uribe extraditó a Estados Unidos a los hermanos Rodríguez
Orejuela, jefes del cártel de Cali. Investigaciones periodísticas, y documentos
desclasificados del Departamento de Estado de Estados Unidos, de 1991, revelan
contactos del entonces gobernador Álvaro Uribe, con el cártel de Medellín
encabezado entonces por Pablo Escobar.
"Uribe está trabajando como apoyo en una guerra de venganza del cártel de
Medellín contra el cártel de Cali" asegura Molano.

"En el pasado, cuando el gobierno respaldó al cártel de Cali contra el de
Medellín, fue cuando se dio muerte a Pablo Escobar. Ahora, la mayoría de los
jefes del narcotráfico que están siendo extraditados a Estados Unidos pertenecen
al cártel de Cali, mientras que los jefes del cártel de Medellín, son los que
están sentados en la mesa de negociaciones como jefes de los grupos
paramilitares" subraya.

Alfredo Molano Bravo

(Bogotá, 1944). Sociólogo, escritor y periodista. Ha publicado, entre otros, los
siguientes libros, Los años del tropel: crónicas de la Violencia (1985), Selva
adentro: una historia oral de la colonización del Guaviare (1987), Siguiendo el
corte: relatos de guerras y de tierras (1989), Aguas arriba: entre la coca y el
oro (1990), Del Llano llano: relatos y testimonios (1995) y Rebusque mayor:
relatos de mulas, traquetos y embarques (1998). También es columnista del diario
El Espectador de Colombia. En 1993 recibió el premio de periodismo "Simón
Bolívar". Entre 2001 y 2002 vivió exiliado después de recibir amenazas de muerte
de los grupos paramilitares. En ese tiempo, fue profesor invitado en la
Universidad de Stanford en Estados Unidos y vivió en Barcelona, España. Invitado
por Colombianätverket, Alfredo Molano visitó Suecia entre el 15 y 17 de abril
pasado, para participar en el semanario "Otra Voz" en Estocolmo, y dictar
conferencias en esa ciudad y Uppsala.
28/04/2005 04:05 ;?>

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris